La independencia del auditor

La independencia del auditor en la Unión Europea (2002)

Linked as:

Extract


La independencia del auditor

La esencia de esta cualidad viene recogida en una definición de Carey: La independencia es un concepto abstracto (...) es, fundamentalmente, un estado mental. Su contenido está relacionado con la honestidad, la integridad, el coraje y la calidad moral. Conlleva, en palabras llanas, que el auditor diga la verdad tal y como él la aprecia sin permitir influencias, financieras o sentimentales, que le puedan desviar de este objetivo5.

La Federación Europea de Expertos Contables [1988, pár. 17] asocia con la independencia alguna de las características morales anteriores, cuando expresa: ¿La integridad y la objetividad son cualidades fundamentales que se esperan encontrar en todo auditor de cuentas, pues son las que permiten emitir una opinión imparcial. La independencia es una condición necesaria para garantizar esta objetividad e integridad¿.

En términos similares, el Reglamento de Auditoría español define la independencia, en su artículo 36.2, como ¿la ausencia de intereses o influencias que puedan menoscabar la objetividad del auditor¿.

Para el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas ¿la independencia supone una actitud mental que permite al auditor actuar con libertad respecto a su juicio profesional, para lo cual debe encontrarse libre de cualquier predisposición que limite su imparcialidad en la consideración objetiva de los hechos, así como en la formulación de sus conclusiones¿ [ICAC, 1991-e, pár. 1.3.2].

El auditor externo cuando actúa como fedatario público debe ser independiente frente a todas las partes interesadas en el fruto de su juicio u opinión. De no ser así, su trabajo no podría tener la consideración de servicio de utilidad pública y ello conllevaría el negar la existencia de un valor en el trabajo de este tipo de profesionales frente a la sociedad y, por tanto, reconocer lo redundante e innecesario de tal servicio profesional.

CAREY, John L. ¿Professional Ethics of Public Accounting¿. Citado en [USGAO, 1996, 37].

Bajo esta premisa, las propias organizaciones profesionales son los primeros interesados en regular esta cualidad y reconocerla como necesaria en cada uno de sus miembros.

En este sentido se pronuncia el American Institute of Certified Public Accountants [1988, art. 4], al establecer que el auditor debe mantenerse objetivo y libre de conflictos de interés al desarrollar sus responsabilidades profesionales. Un auditor que realice un servicio público debe ser independiente de hecho y en apariencia cuando audita o realiza servicios como fedatario.

Pasemos a delimitar las palabras clave de esta afirmación:

OBJETIVIDAD

La objetividad es un estado mental que impone una conducta imparcial, intelectualmente honesta y libre de conflictos de interés. La independencia imposibilita las relaciones que pueda parecer que dañan la objetividad del auditor en la realización de sus servicios.

AUSENCIA DE CONFLICTOS DE INTERÉS

Como resalta el AICPA [1988, art. 4], la marca distintiva de la profesión es el aceptar su responsabilidad pública. Los usuarios de la información contable son los clientes, los acreedores, el gobierno, los empleados, los inversores, la comunidad de negocios y financiera y otras personas que confían en la objetividad e integridad de los auditores para mantener un adecuado funcionamiento de los negocios. Esta confianza impone a los auditores una res...

See the full content of this document


ver las páginas en versión mobile | web

ver las páginas en versión mobile | web

© Copyright 2014, vLex. All Rights Reserved.

Contents in vLex European Union

Explore vLex

For Professionals

For Partners

Company