Actas de referencia de las comunicaciones entre exesposos y la cfrue, junto a otras aplicaciones en el quehacer diario notarial

AuthorÁngel Serrano de Nicolás
Pages251-273
ACTAS DE REFERENCIA
DE LAS COMUNICACIONES ENTRE EXESPOSOS
Y LA CFRUE, JUNTO A OTRAS APLICACIONES
EN EL QUEHACER DIARIO NOTARIAL
Ángel SERRANO DE NICOLÁS
Notario de Barcelona
Prof. Asoc. Dr. Derecho civil
Universitat Pompeu Fabra
SUMARIO: 1. INCIDENCIA DE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES SOBRE LA FUNCIÓN PÚ-
BLICA DEL NOTARIO.—2. INCIDENCIA EN LAS ACTAS DE REFERENCIA DE LAS COMUNI-
CACIONES ENTRE EXESPOSOS.—3. OTRAS APLICACIONES PRÁCTICAS DIARIAS DE LOS
DERECHOS FUNDAMENTALES EN LA ACTIVIDAD NOTARIAL: 3.1. Incidencia de los Derechos
fundamentales en el ámbito del derecho de la persona y la familia. 3.2. Incidencia de los Dere-
chos fundamentales en el ámbito del derecho sucesorio. 3.3. Incidencia de los Derechos funda-
mentales en el ámbito patrimonial. 3.4. Incidencia de los Derechos fundamentales en el ámbito
f‌inanciero.—4. CONCLUSIÓN.—BIBLIOGRAFÍA.
1. INCIDENCIA DE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES
SOBRE LA FUNCIÓN PÚBLICA DEL NOTARIO
En el quehacer diario notarial cada vez está más presente la aplicación
directa y, más todavía, la interpretación de la diversa normativa —incluso
sectorial— conforme a la CFRUE 1, y, en general, de los derechos fun-
1 Vid., para época próxima a la promulgación de nuestra Constitución española de 27 de di-
ciembre de 1978 (= CE), A. RODRÍGUEZ ADRADOS, Cuestiones de técnica notarial en materia de actas,
Madrid, Junta de Decanos de los Colegios Notariales de España, 1988, pp. 265-266, al señalar
que, por la necesidad de respetar la intimidad de las personas, conforme al art. 18 CE: «En las actas
de mera percepción de personas, relativas a la constancia en el acta de cualesquiera estados o cir-
cunstancias físicas de personas ajenas [al requirente, v. gr., tipo de vestimenta o aspecto exterior,
tatuajes, personas que la acompañan, etc., incluso aunque sean perceptibles a simple vista en la
vía pública], o su presencia en determinados lugares [v. gr., ciertas consultas médicas, lugares
de alterne, etc.], así como las actas de mera percepción de actos ajenos, han de tenerse muy en
cuenta las consideraciones que preceden y denegar en caso de duda la intervención notarial»; de
la misma forma, continúa, p. 266, que, la mayor corrección, en la práctica de la diligencia, «debe
empezar por la elección del día y hora [v. gr., no ser días festivos, a altas hora de la noche o al
252 ÁNGEL SERRANO DE NICOLÁS
damentales 2; y, desde luego, es el ámbito de las actas notariales donde
encuentra más directa aplicación alguno de sus principios o proclamas,
en cuanto la función de las actas notariales es, entre otras muchas, la
constatación de hechos, la perpetuación de las manifestaciones de cono-
cimiento o no negociales 3, y, también, por ir a un caso particular, requerir
por los nacionales de terceros Estados la expedición de pasaportes a las
Embajadas o Consulados, para lo que el Reglamento Notarial (= RN) con-
amanecer] adecuados para su actuación y seguir por el modo de presentarse, dando a conocer
su condición de notario [el notario no puede actuar nunca a escondidas ni de hurtadillas] y el
objeto de su presencia [con expresa y explícita indicación del motivo y f‌inalidad de su actuación],
y por el modo de actuar, es claro que el notario no podrá entrar en locales cerrados o privados,
para ejercer su función, sin la autorización o consentimiento de la persona que tenga un derecho
actual a permitir o denegar la entrada en el mismo [v. gr., no puede entrar en un supermercado o
gran superf‌icie, aunque sea de libre acceso, para levantar, mediante la oportuna diligencia, acta
de que se venden ciertos productos y el precio con el que están etiquetados]; y mucho menos
puede entrar en un domicilio ajeno [v. gr., no podría entrar en domicilio conyugal, que aún sigue
siendo de ambos, para dejar constancia de hechos o situaciones que, directa o indirectamente,
puedan afectar a ambos o incluso a terceras personas, presuntos amantes o similar], que es in-
violable» [lo entre corchetes son ejemplif‌icaciones mías].
2 El estudio más amplio, sobre la materia y desde la perspectiva notarial, es el del notario
F. J. RIVERO SÁNCHEZ-COVISA, Actas notariales y derechos fundamentales, Barcelona, Bosch, 2005, y
para el orden teórico y jurisprudencial los de L. M. DÍEZ-PICAZO, Sistema de Derechos fundamen-
tales, 3.ª ed., Cizur Menor, Civitas-Aranzadi, 2008; y J. CASADEVALL, El Conveni europeu de drets
humans, el Tribunal d’Estraburg i la seva jurisprudencia, Barcelona, JM Bosch editor, 2007. Y por
comparación, e incluso identidad de texto, la obra I. LASAGABASTER HERRARTE (dir.), Convenio eu-
ropeo de Derechos Humanos. Comentario sistemático, 2.ª ed., Cizur Menor, Thomson Reuters-Ci-
vitas, 2009. Pero, a la vez, y desde la óptica civil, no puede desconocerse la af‌irmación que hace
J. RAMS ALBESA, «Meditación sobre qué cambiar para la construcción de una nueva dogmática
para el Derecho civil o para un Derecho privado general», en J. DELGADO ECHEVARRÍA y J. RAMS AL-
BESA, Retos de la dogmática civil española, Madrid, Fundación Coloquio Jurídico Europeo, 2011,
pp. 164-165, de la distancia «sencillamente abrumadora» que hay entre el Decreto 1836/1974, de
31 de mayo, que sanciona con fuerza de ley el texto articulado del Título Preliminar del Código
civil (de reminiscencias nacional-sindicalistas), y el «espíritu constitucional» que hace suyas en-
tre otras normas el «Convenio de Derechos humanos y libertades fundamentales ratif‌icado por
España el 26 de septiembre de 1979», lo que le lleva a exigir una reforma del Título Preliminar;
pero en cualquier caso (y dado que no parece próxima e incluso imprescindible), y por el carác-
ter normativo de nuestra CE, su aplicación ya es directa en tanto pueda haber contradicción con
el dicho Título Preliminar del CC.
3 Al efecto, art. 1.2 del Decreto de 2 de junio de 1944 por el que se aprueba con carácter
def‌initivo el Reglamento de la organización y régimen del Notariado o Reglamento Notarial
(= RN), dispone literalmente que: «Como funcionarios [los notarios] ejercen la fe pública nota-
rial, que tiene y ampara un doble contenido: // a) En la esfera de los hechos, la exactitud de los
que el notario ve, oye o percibe por sus sentidos. // b) Y en la esfera del Derecho, la autenticidad
y fuerza probatoria de las declaraciones de voluntad de las partes en el instrumento público
redactado conforme a las leyes. // Como profesionales del Derecho tienen la misión de asesorar
a quienes reclaman su ministerio y aconsejarles los medios jurídicos más adecuados para el
logro de los f‌ines lícitos que aquellos se proponen alcanzar»; y más en concreto, como una de
las tres modalidades del instrumento público, cfr. art. 144 RN, junto con las escrituras públicas
(que recogen los contenidos negociales) y las pólizas que recogen exclusivamente contenido
mercantil y f‌inanciero, en las actas notariales, cualquiera que sea su modalidad, y conforme al
«Artículo 198. // 1. Los notarios, previa instancia de parte en todo caso, extenderán y autoriza-
rán actas en que se consignen los hechos y circunstancias que presencien o les consten, y que
por su naturaleza no sean materia de contrato», y ya más exactamente en la actas de referencia,
se dice por el «Artículo 208 // En las actas de referencia se observarán iguales requisitos que
en las de presencia, pero el texto será redactado por el notario de la manera más apropiada a
las declaraciones de los que en ellas intervengan, usando las mismas palabras, en cuanto fuere
posible, una vez advertido el declarante por el notario del valor jurídico de las mismas en los
casos en que fuese necesario».

To continue reading

Request your trial

VLEX uses login cookies to provide you with a better browsing experience. If you click on 'Accept' or continue browsing this site we consider that you accept our cookie policy. ACCEPT