Elementos subjetivos del delito

Autor:Javier Valls Prieto
RESUMEN

I. Causas de inimputabilidad. II. La imprudencia en los delitos económicos. III. Dolo. IV. Error.

 
EXTRACTO GRATUITO
  1. CAUSAS DE INIMPUTABILIDAD

    La imputabilidad requiere dos elementos: la capacidad de comprender lo injusto del hecho y la de dirigir la actuación conforme a dicho entendimiento. Se exige que el sujeto realice un comportamiento humano, antijurídico y culpable para que se le imponga la pena. Por esta última se entiende que sea capaz de comprender el significado de antijuricidad de su conducta o de dirigir su actuación conforme a dicha comprensión432.

    Las causas de inimputabilidad en nuestro Código penal son: la anomalía o alteración psíquica permanente, el trastorno mental transitorio, la alteración de la percepción y la intoxicación grave433. Es imprescindible que se llegue a comprobar la base biológica de la misma, de tal forma que esa anormalidad llegue a tal grado que quien la sufra no pueda comprender la ilicitud del hecho o actuar conforme a esa comprensión en el momento de cometer el delito434. Es necesario emitir dos juicios, uno biológico, con el que se trata de determinar cuál es la anomalía sufrida; y otro psicológico, que se centra en cómo el defecto psíquico influye en la capacidad de comprender la ilicitud del hecho y actuar conforme a ese conocimiento435.

    Dadas las especiales características de la infracción que examinamos es muy difícil, por no decir imposible, que se pueda alegar una alteración psíquica permanente, un trastorno mental transitorio o una alteración de la percepción. El proceso de petición de subvenciones comunitarias es tan complejo que cualquier persona que tenga un grado de comprensión suficiente para cumplir con los requisitos de la subvención tiene la capacidad para ser penalmente imputable.

    Al mismo tiempo, la práctica de la atribución de fondos comunitarios nos demuestra que no se van a conceder las ayudas a menores de edad. En cualquier caso, de cometerse el delito por un menor, se regiría por el Derecho penal de menores.

  2. LA IMPRUDENCIA EN LOS DELITOS ECONÓMICOS

    Con la regulación del nuevo Código penal (artículo 12) para que un delito se pueda cometer de forma imprudente es necesario que primero esté determinado como tal, por ello que el fraude de subvenciones regulado en los artículos 309 y 306 sólo se podrá cometer de forma dolosa. Lo cual no implica que puedan hacer unas reflexiones sobre dicha modalidad dogmática en el Derecho penal económico.

    Los delitos económicos tipificados como imprudentes en el Código penal son muy escasos -delito de blanqueo de capitales (artículo 301. 3), delito contra los recursos naturales y el medio ambiente (artículo 331) y el delito contra los derechos de los trabajadores436-. Por consiguiente, salvo en dichas excepciones, cuando la acción sea cometida bajo un error vencible sobre el tipo, al no existir comisión imprudente, quedarán sin castigo437 .

    Tiedemann considera que si se penalizan las acciones imprudentes se produce una ampliación en sentido subjetivo. La justificación de tal aumento se desprende del hecho de que en la vida económica estaríamos hablando de una negligencia profesional, por tanto, existen unos deberes de diligencia intensificados en la realización de determinadas actividades, que a su vez conlleva responsabilidad intensificada438. Si no se hiciese así, todo error sobre los presupuestos jurídicos de una subvención excluiría el dolo y con ello, la punibilidad439. Por ello defiende la incriminación imprudente del fraude de subvenciones basándose en una "responsabilidad intensificada que se basa en la utilización de subvenciones económicas públicas"440.

    Martínez-Buján Pérez realiza una interpretación a contrario de dicha premisa, que le permite llegar a la conclusión de que "allí donde no se exija ese especial deber de diligencia no estaría justificada la incriminación de la modalidad imprudente", reflexión, que a su entender, podría ser aplicada al fraude de subvenciones para "rechazar (...) la admisibilidad del...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA