Enmiendas aprobadas por el Parlamento Europeo el 12 de diciembre de 2018 sobre la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se establece el Fondo Europeo de Defensa (COM(2018)0476 — C8-0268/2018 — 2018/0254(COD)) [Enmienda 1, salvo indicación distinta]

Sección:Serie C
Emisor:Parlamento Europeo

13.11.2020 ES Diario Oficial de la Unión Europea C 388/623

(-1 bis) La defensa está considerada como un ejemplo claro de cómo podría lograrse un mayor grado de eficacia si se transfiriesen al nivel europeo determinadas competencias y acciones actualmente realizadas por los Estados miembros, junto a los créditos que les corresponden, lo que pondría en evidencia el valor añadido europeo y permitiría limitar la carga general del gasto público en la Unión.

(-1 ter) El contexto geopolítico de la Unión se ha modificado drásticamente en la última década. La situación en sus regiones vecinas es inestable y la Unión se enfrenta a un entorno complejo y exigente que supone la aparición de nuevas amenazas, como los ataques híbridos e informáticos, y la reaparición de otras dificultades más convencionales. Ante esta situación, los ciudadanos europeos y sus dirigentes políticos comparten la opinión de que es necesario hacer más colectivamente en el ámbito de la defensa. El 75 % de los europeos apoya una política común de seguridad y defensa. En la Declaración de Roma, de 25 de marzo de 2017, de los dirigentes de veintisiete Estados miembros y del Consejo Europeo, el Parlamento Europeo y la Comisión afirmaron que la Unión reforzará su política común de seguridad y defensa y promoverá una industria de la defensa más competitiva e integrada.

(1) En su Comunicación de 30 de noviembre de 2016 sobre el Plan de Acción Europeo de Defensa, adoptado el 30 de noviembre de 2016, la Comisión se comprometió a complementar, favorecer y consolidar los esfuerzos de colaboración emprendidos por los Estados miembros para desarrollar capacidades tecnológicas e industriales en el ámbito de la defensa que respondan a los retos en materia de seguridad, así como a fomentar una industria europea de la defensa competitiva, innovadora y eficiente , y a crear un mercado de la defensa más integrado en toda la Unión. Propuso, en particular, poner en marcha un Fondo Europeo de Defensa («el Fondo») para apoyar las inversiones en la investigación y el desarrollo conjuntos de productos y tecnologías de defensa, fomentando así las sinergias y la rentabilidad, y para promover que los Estados miembros compartan los gastos de adquisición y mantenimiento de los equipos de defensa. Este Fondo complementaría la financiación nacional ya utilizada a estos efectos y serviría de incentivo para que los Estados miembros cooperen a nivel transfronterizo e inviertan más en defensa. El Fondo apoyaría la cooperación durante todo el ciclo de desarrollo de los productos y las tecnologías de defensa.

(1 bis) El 7 de junio de 2017, la Comisión adoptó una Comunicación sobre la puesta en marcha del Fondo Europeo de Defensa. Proponía un planteamiento en dos etapas: en primer lugar, para poner a prueba el enfoque, se ha proporcionado una financiación inicial para investigación y desarrollo en virtud del marco financiero plurianual 2014-2020 (MFP) mediante la adopción del Reglamento (UE) 2018/1092 del Parlamento Europeo y del Consejo (2) ; en segundo lugar, se establecerá un fondo específico en virtud del MFP 2021-2027, que incrementará la financiación destinada a la investigación colaborativa sobre productos y tecnologías de defensa innovadores y a las fases subsiguientes del ciclo de desarrollo, incluido el desarrollo de prototipos. Debe haber un enfoque consecuente y coherente entre estas dos etapas.

(1 ter) El sector de la defensa se caracteriza por los costes cada vez mayores de los equipos de defensa y por los elevados costes en investigación y desarrollo (I+D) que limitan la puesta en marcha de nuevos programas de defensa y tienen un impacto directo sobre la competitividad y la capacidad de innovación de la industria de la Unión. Habida cuenta del aumento de los costes, de la magnitud de los gastos no recurrentes en I+D y de los equipos reducidos que se pueden adquirir a escala nacional, el desarrollo de una nueva generación de importantes sistemas de defensa y de nuevas tecnologías de defensa queda cada vez más fuera del alcance individual de los Estados miembros.

(1 quater) En su Resolución, de 14 de marzo de 2018, sobre el próximo MFP: preparación de la posición del Parlamento sobre el MFP posterior a 2020, el Parlamento Europeo reiteraba su apoyo a la creación de una Unión Europea de Defensa, con un programa de investigación específico en materia de defensa de la Unión y un programa de desarrollo industrial, complementados por la inversión de los Estados miembros, para eliminar duplicidades y aumentar la autonomía estratégica, así como la eficiencia, de la industria de defensa europea. Insistía, asimismo, en que la Unión solo podría ser más fuerte y más ambiciosa si dispusiese de más medios financieros, y pedía, por tanto, que se prestase un apoyo continuo a las políticas existentes, que se aumentasen los recursos para los programas emblemáticos de la Unión, y que las responsabilidades adicionales fuesen acompañadas de medios financieros adicionales.

(1 quinquies) La situación del sector de la defensa se ha agravado aún más por los significativos recortes registrados en los presupuestos de defensa de toda Europa en los diez últimos años, que han afectado en particular a los gastos en I+D y equipos. Entre 2006 y 2013, los niveles reales de gasto en defensa de los Estados miembros que participan en la Agencia Europea de Defensa (AED) se redujeron un 12 %. Teniendo en cuenta que la I+D en materia de defensa es la base del desarrollo de las futuras tecnologías vanguardistas en dicho ámbito, estas tendencias son especialmente preocupantes y suponen un serio desafío para la capacidad de mantener la competitividad de la industria de la defensa de la Unión a largo plazo.

(1 sexies) A pesar de la interacción entre el aumento de los costes y la disminución del gasto, la planificación de la defensa y el gasto en I+D y en adquisición de equipos en el sector de la defensa se han mantenido, en general, a escala nacional, con una limitada cooperación entre los Estados miembros en cuanto a inversiones en equipos de defensa. Además, al aplicarse, son pocos los programas que se asocian también a las prioridades de la Unión en cuanto a capacidades: en 2015, solo el 16 % de los equipos se adquirió mediante contratación pública europea colaborativa, lo que queda muy lejos del índice de referencia colectivo acordado del 35 %.

(2) El Fondo contribuiría al establecimiento de una base industrial y tecnológica de la defensa fuerte, competitiva e innovadora, e iría de la mano de las iniciativas de la Unión en pos de un mercado europeo de la defensa y, en particular, de las dos Directivas (3) sobre contratación pública y transferencias de la UE en el sector de la defensa adoptadas en 2009. Por lo tanto, resulta de crucial importancia que se cumplan las condiciones reguladoras previas fundamentales, en particular la plena aplicación de dichas Directivas. El Fondo debe formar el pilar de una sólida política industrial de defensa europea.

(3) Siguiendo un enfoque integrado y con el fin de contribuir al aumento de la competitividad y de la capacidad de innovación de la industria de la defensa de la Unión, debe establecerse el Fondo Europeo de Defensa. El Fondo debe tener como objetivo mejorar la competitividad, la innovación, la eficiencia y la autonomía tecnológica e industrial de la industria de la defensa de la Unión, contribuyendo de esta forma a la autonomía estratégica de la Unión mediante su apoyo a la cooperación transfronteriza entre los Estados miembros y entre las empresas, los centros de investigación, las administraciones nacionales, las organizaciones internacionales y las universidades en toda la Unión , tanto en la fase de investigación como en la fase de desarrollo de los productos y tecnologías de defensa. Para lograr soluciones más innovadoras y un mercado interior abierto, el Fondo debe respaldar la participación transfronteriza de las pequeñas y medianas empresas (pymes) y las empresas de mediana capitalización que trabajan en el ámbito de la defensa. Con el fin de fomentar un mercado interior abierto, el Fondo debe facilitar el desarrollo de la cooperación transfronteriza entre entidades jurídicas y, en particular, la participación transfronteriza de las pymes y las empresas de mediana capitalización.

(3 bis) La seguridad europea depende de relaciones sólidas y robustas con socios estratégicos de todo el mundo y el Programa debe potenciar la competitividad del mercado de la industria europea de la defensa mediante el refuerzo de las asociaciones a través de la I+D, fomentando así las capacidades estratégicas europeas.

(4) La fase de investigación es un elemento crucial, ya que condiciona la capacidad de la industria europea y su autonomía para desarrollar productos, así como la independencia de los Estados miembros como usuarios finales de la defensa. La fase de investigación vinculada al desarrollo de las capacidades de defensa puede conllevar riesgos significativos, en particular, relacionados con el bajo nivel de madurez y el potencial de disrupción de las tecnologías. La fase de desarrollo, que sigue a la fase de investigación y tecnología, entraña también importantes riesgos y costes que entorpecen la posterior explotación de los resultados de la investigación e inciden negativamente en la competitividad y la innovación de la industria de la defensa de la Unión. El Fondo debe fomentar el vínculo entre las fases de I+D de productos y tecnologías de defensa con el fin de colmar evitar la zona de bajo rendimiento.

(5) El Fondo no debe apoyar la investigación básica pura, que, a su vez, debe recibir el respaldo de otros planes, pero puede incluir investigación básica orientada a la defensa que tenga visos de constituir la base de la solución a problemas o posibilidades reconocidos o esperados.

(6) El Fondo podría apoyar acciones relativas tanto a nuevos productos y tecnologías como a la mejora de los existentes, siempre que la utilización de la información ya...

To continue reading

Request your trial