Decisión 716/2009/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de septiembre de 2009 , por la que se instituye un programa comunitario destinado a respaldar determinadas actividades en el ámbito de los servicios financieros, de la información financiera y de la auditoría

Publicado en:DOUE- Serie L
Fecha de Última Modificación:16/12/2010
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Decisión no 716/2009/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 16 de septiembre de 2009 por la que se instituye un programa comunitario destinado a respaldar determinadas actividades en el ámbito de los servicios financieros, de la información financiera y de la auditoría

EL PARLAMENTO EUROPEO Y EL CONSEJO DE LA UNIÓN EUROPEA,

Visto el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea y, en particular, su artículo 95,

Vista la propuesta de la Comisión,

Visto el dictamen del Comité Económico y Social Europeo [1],

De conformidad con el procedimiento establecido en el artículo 251 del Tratado [2],

Considerando lo siguiente:

(1) El sector de los servicios financieros es un componente fundamental del mercado interior, esencial para el adecuado funcionamiento de la economía europea y para la competitividad a escala internacional. Un sector financiero sano y dinámico exige disponer de un marco regulador y de supervisión sólido, capaz de atender a las necesidades de la creciente integración de los mercados financieros de la Comunidad.

(2) La crisis que viene teniendo lugar en los mercados financieros desde 2007 ha hecho que la supervisión de las entidades financieras y la información financiera y la auditoría pasen a ocupar un lugar destacado entre las prioridades políticas de la Comunidad, y que sea necesario garantizar un marco común para el mercado interior que funcione correctamente.

(3) La economía global exige también la convergencia entre las normas de los distintos ordenamientos jurídicos y la elaboración de normas internacionales en el marco de un proceso transparente y bajo control democrático. Por esta razón, es importante que la Comunidad participe en el proceso internacional de elaboración de normas dirigidas a los mercados financieros. A fin de salvaguardar los intereses de la Comunidad y velar por que las normas internacionales sean de gran calidad y compatibles con la legislación comunitaria, es esencial que dichos intereses estén adecuadamente representados en dicho proceso internacional de elaboración de normas.

(4) De conformidad con el Reglamento (CE) no 1606/2002 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de julio de 2002, relativo a la aplicación de normas internacionales de contabilidad [3] (en lo sucesivo, "el Reglamento NIC"), las normas internacionales de información financiera (NIIF) deben incorporarse en la legislación comunitaria para ser aplicadas por las empresas cuyos valores coticen en un mercado regulado en la Comunidad, siempre que las NIIF cumplan los criterios establecidos en dicho Reglamento. Por consiguiente, las NIIF constituyen un instrumento esencial para el funcionamiento del mercado interior y por ello la Comunidad tiene un interés directo en garantizar que el proceso de elaboración y adopción de las NIIF dé lugar a normas acordes con los requisitos del marco jurídico del mercado interior.

(5) Las NIIF y las interpretaciones de las mismas son emitidas, respectivamente, por el Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad (IASB) y el Comité de Interpretaciones de las Normas Internacionales de Información Financiera (CINIIF), dos organismos que forman parte de la Fundación del Comité de Normas Internacionales de Contabilidad (IASCF). En consecuencia, es importante implantar un sistema adecuado de financiación de la IASCF.

(6) El Grupo consultivo europeo en materia de información financiera (EFRAG) fue creado en 2001 por organizaciones europeas que representan a los emisores, los inversores y los profesionales de la contabilidad que intervienen en el proceso de información financiera. Con arreglo al Reglamento NIC, el EFRAG asesora a la Comisión en cuanto a si una determinada norma contable emitida por el IASB o una interpretación del CINIIF, que esté previsto incorporar, cumple la normativa comunitaria. Por otra parte, el EFRAG se utiliza cada vez más como plataforma para hacer llegar a niveles superiores información técnica sobre proyectos de normas de contabilidad.

(7) Dado que el EFRAG desempeña una función esencial de apoyo de la legislación del mercado interior y las políticas comunitarias, así como de representación de los intereses europeos en el proceso de elaboración de normas a escala internacional, es necesario que la Comunidad contribuya a su financiación.

(8) En el ámbito de la auditoría legal, el Consejo internacional de supervisión pública de estándares de auditoría, ética profesional y materias relacionadas (PIOB) fue creado en 2005 por el Grupo de Supervisión, organización internacional responsable de supervisar la reforma de la gobernanza de la Federación Internacional de Expertos Contables (IFAC). La función del PIOB consiste en supervisar el proceso de adopción de las Normas internacionales de auditoría (NIA) y otras actividades de interés público de la IFAC. Las NIA pueden adoptarse y ser aplicadas en la Comunidad, siempre que estas hayan sido desarrolladas con arreglo al debido procedimiento, y con la supervisión pública y la transparencia adecuadas, como exige el artículo 26 de la Directiva 2006/43/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de mayo de 2006, relativa a la auditoría legal de las cuentas anuales y de las cuentas consolidadas [4].

(9) La incorporación de las NIA al Derecho comunitario y el papel esencial que desempeña el PIOB a la hora de garantizar que las NIA cumplen los requisitos establecidos por la Directiva 2006/43/CE suponen que la Comunidad está directamente interesada en que el proceso de elaboración y aprobación de estas normas se traduzca en normas que sean acordes con el marco jurídico del mercado interior. En consecuencia, es importante garantizar un sistema adecuado de financiación del PIOB.

(10) En consecuencia, resulta oportuno instituir un programa comunitario (en lo sucesivo, "el Programa") que permita cofinanciar las actividades del EFRAG, de la IASCF y del PIOB, que, de conformidad con el artículo 162 del Reglamento (CE, Euratom) no 2342/2002 de la Comisión, de 23 de diciembre de 2002, sobre normas de desarrollo del Reglamento (CE, Euratom) no 1605/2002 del Consejo [5], persiguen fines de interés general europeo, al elaborar y ratificar normas o supervisar los procesos de fijación de normas en el ámbito de la información financiera y la auditoría.

(11) Resulta asimismo oportuno otorgar subvenciones a las tres estructuras jurídicas de apoyo cuya única finalidad es facilitar apoyo administrativo al Comité de responsables europeos de reglamentación de valores, creado por la Decisión 2009/77/CE de la Comisión [6], al Comité de supervisores bancarios europeos, creado por la Decisión 2009/78/CE de la Comisión [7] y al Comité europeo de supervisores de seguros y de pensiones de jubilación, creado por la Decisión 2009/79/CE de la Comisión [8] (en lo sucesivo denominados colectivamente "los comités de supervisores") para que desarrollen sus mandatos y sus proyectos relacionados con la convergencia en materia de supervisión, en particular la formación del personal de las autoridades nacionales de supervisión y la gestión de proyectos informáticos.

(12) La crisis financiera ha puesto de relieve la urgente necesidad de progresar en el ámbito de la convergencia y la cooperación en materia de supervisión. Por consiguiente, es oportuno que la Comunidad respalde financieramente acciones concretas de los comités de supervisores que deben llevarse a cabo para alcanzar dicho progreso.

(13) La ejecución y aplicación uniforme del Derecho comunitario en el ámbito de los servicios financieros, por lo que respecta a la supervisión, es esencial para eliminar los obstáculos al buen funcionamiento del mercado interior. Algunas de las medidas más eficaces y apropiadas para alcanzar este objetivo consisten en que los comités de supervisores proporcionen una mejor formación común al personal de las autoridades nacionales de supervisión y desarrollen instrumentos comunes en el ámbito de las tecnologías de la información.

(14) Los organismos que desarrollan su actividad en el ámbito de la supervisión, la contabilidad y la auditoría son extremadamente dependientes de financiación y, pese a la importancia que su labor tiene para la Comunidad, ninguno de los beneficiarios del Programa propuestos goza de apoyo financiero con cargo al presupuesto de la Comunidad, lo que puede afectar a su capacidad de cumplir con sus respectivas tareas, esenciales para el funcionamiento del mercado interior.

(15) La cofinanciación de la Comunidad garantiza que esos organismos dispongan de financiación transparente, estable, diversificada, sana y adecuada, de modo que puedan desempeñar su misión con independencia y eficacia.

(16) Debe preverse una financiación suficiente mediante una contribución comunitaria con vistas al funcionamiento de los comités de supervisores y a la fijación de normas internacionales de contabilidad y auditoría, y en particular para la IASCF...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA