La energía en los Tratados Fundacionales de la Unión Europea

Autor:Pérez-Bustamante Yábar, David
Páginas:12-20
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 12

Puede considerarse como primer periodo o periodo introductorio en el análisis de las políticas públicas de la Unión Europea, especialmente en aquellas como la energía y el medio ambiente en las que su consagración jurídica no se produce hasta el Tratado de la Unión, aquel que transcurre entre el primero de los Tratados Comunitarios y la maduración de este proceso de construcción jurídica y política de Europa a través de la creación de la Unión Europea, finalmente articulada por el Tratado de Maastricht de 1992, si bien, en materia energética según decimos, no será hasta la propia construcción de la Unión Europea y concretamente hasta el año de 1996 cuando podamos referirnos al primer gran hito en su configuración, especialmente en lo referido a energías renovables.

Es así que, aunque la política sobre energías renovables en la Unión Europea supone un punto fundamental dentro de las iniciativas que en materia de energía han ocupado a sus Instituciones, preferentemente en los últimos años, esta preocupación es anterior6y aparece está claramente vinculada a la dependencia energética de la

Page 13

Unión Europea desde la perspectiva de las energías fósiles, y posteriormente, desde el Protocolo de Kyoto, a la elaboración y desarrollo de una política medioambiental y de una política de energía propia de la Unión Europea7.

La integración europea ha sido y viene siendo un proceso en el que destacan las acciones relativas a la energía, de hecho, el germen de lo que hoy constituye la Unión Europea, o más bien su fundamento la creación en 1951 de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero mediante el Tratado CECA en el contexto surgido tras la II Guerra Mundial con el fin de garantizar la paz duradera entre los Estados europeos, tienen ya claras implicaciones en materia de energía.

La producción común de acero y carbón entre Francia y Alemania fue una iniciativa política y económica, pues se dirigió a materias primas fundamentales para el desarrollo económico de ambos países a lo que rápidamente se unieron los Países Bajos, Bélgica,

Page 14

Luxemburgo e Italia firmándose el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero el día 18 de abril de 1951 cuya vigencia se extendió desde el momento de su ratificación por los seis Estados fundadores el 24 de julio de 1952 hasta el 23 de julio de 2002 en que se cumplió los 50 años establecidos por dicho Tratado8 para su duración.

En aquel Tratado, bajo la preocupación por la paz, el desarrollo económico y el empleo, así como por la elevación del nivel de vida subyacía un interés por la energía, en aquel momento de forma tácita pero que se manifestaría en subsiguientes acuerdos9.

Fue, por tanto, la materia de energía uno de los puntos clave para el inicio de la integración europea, sin embargo, la voluntad política de aquel momento estaba muy lejos como para dedicar esfuerzos hacia el fomento de las energías limpias o renovables, situación que habría ido cambiando paulatinamente hasta los años 90, momento en el que las iniciativas comunitarias en materia de energía comenzaron a establecer políticas que muestran la importancia y relevancia que en el sistema de provisión energética tienen las energías renovables, todo ello, evidentemente, dentro de la

Page 15

considerable dependencia energética que los Estados de la Unión sufrían desde su origen.

La Conferencia de Mesina de 195510supuso un nuevo impulso a la integración europea en un momento en el que se empezaba a vislumbrar una desaceleración en el cumplimiento de los objetivos propuestos en 1951, y desde aquel mismo momento comenzarían a desarrollarse una serie de actuaciones que bajo la Presidencia de Paul Henri Spaak, reactivarían el proceso europeo mediante la creación de un Mercado Común y de una Comunidad Europea de la Energía Atómica.

De este modo y una vez más, la energía se situaba como pilar fundamental de la integración europea una vez superado el fracaso del proyecto de Comunidad Europea de Defensa11y de Comunidad Política Europea.

Así, el 17 de marzo de 1957 se firmaron los llamados Tratados de Roma, Tratado de la Comunidad Económica Europea (TCEE) y Tratado de la Comunidad Europea de la Energía Atómica (TCEA),

Page 16

...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA