Reglamento (CE) nº 178/2002 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 28 de enero de 2002, por el que se establecen los principios y los requisitos generales de la legislación alimentaria, se crea la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria y se fijan procedimientos relativos a la seguridad alimentaria

Sección:Reglamento
Emisor:Otros
RESUMEN

ES Diario Ofical de las Comunidades Europeas 1.2.2002 L 31/1 I (Actos cuya pblicación es una condición pra su apicabilidad) REGLAMENTO (E) N o 178/2002 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 28 de enero de 2002 por el que se establecen los principios y los requisitos generales de la legislación alimentaria, se crea la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria y se fijan procedimientos relativos a la seguridad alimentaria EL PARLAMENTO EUROPEO Y EL CONSEJO DE LA UNIÓN EUROPEA, Visto el Tratado cnstitutivo de la Comunidad Europea, y en particlar sus artíclos 37, 95 y 133 y la letra b) del apartado 4 de su artíclo 152, Vista la propuesta de la Comisión ( 1 ), Visto el dicamen del Comité Ecnómico y Socal ( 2 ), Visto el dicamen del Comité de las Regiones ( 3 ), De cnformidad cn el procdimiento establecdo en el artíclo 251 del Tratado ( 4 ), Considerando lo siguiente: (1) La libre crculación de alimentos seguros y saludables es un aspeco esencal del mercdo interior y cntribuye significtivamente a la salud y el bienestar de los cuda­ danos, así cmo a sus intereses socales y ecnómicos. (2) En la ejección de las polítics cmunitarias debe asegu­ rarse un nivel elevado de proteción de la vida y la salud de las personas. (3) Sólo puede cnseguirse la libre crculación de alimentos y piensos dentro de la Comunidad si los requisitos de seguridad alimentaria y de los piensos no difieren signifi­ ctivamente de un Estado miembro a otro. (4) En las legislacones alimentarias de los Estados miem­ bros existen diferencas importantes en canto a los cnceptos, los princpios y losprocdimi­gjqN Cuando los Estados miembros adoptan medidas relativas a los alimentos, esas diferenca pueden impedir su libre crcu­ lacón, cear cndiciones desiguales de cmpetencia y, por tanto, afecar direcamente alfunconami()j del mercdo interior. (5) Así pues, es necsario aproximar esos cnceptos, princ­ pios y procdimientos, de manera que formen una base cmún para las medidas aplicbles a los alimentos y los piensos adoptadas a nivel naconal y a nivel cmuni­ tario. Es necsario, no obstante, proporconar tiempo suficente para adaptar disposicones incmpatibles de la acual legislacón a escla tanto naconal cmo cmuni­ taria y disponer que durante esa adaptacón se aplique la legislacón pertinente a la vista de los princpios enun­ cados en el presente Reglamento. (6) El agua se ingiere direca o indirecamente cmo otros alimentos y cntribuye por tanto a laexposicón general delcnsumidor a las sustancas que ingiere, entre ellas los cntaminantes químics ymicobiológicos. Sin embargo, cmo la clidad del agua destinada al cnsumo humano ya está cntrolada por las Direcivas 80/ 778/CEE ( 5 ) y 98/83/CE ( 6 ), es suficentecn cnsiderar el agua después del punto de cmplimientomenconado en el artíclo 6 de la Direciva 98/83/CE. (7) En el cntexto de la legislacón alimentaria, es cnve­ niente incuir requisitos para los piensos, incuyendo su produción y su uso cando el pienso sea para animales destinados a la produción de alimentos, sin perjuico de los requisitos análogos que se vienen aplicndo hasta el momento y que vayan a aplicrse en el futuro en la legislacón sobre piensos aplicble a todos los animales, incuidos los de cmpañía. (8) La Comunidad ha optado por un nivel elevado de proteción de la salud en la elaboracón de la legislacón alimentaria, que aplic de manera no disciminatoria, ya se cmercie cn los alimentos o los piensos en el mercdo interior o en el mercdo internaconal. ( 1 ) DO C 96 E de 27.3.2001, p. 247. ( 2 ) DO C 155 de 29.5.2001, p. 32. ( 3 ) DicaN9 de 14 de junio de 2001 (no publicdo aún en el Diario Ofical). ( 4 ) Dicamen del Parlamento Europeo de 12 de junio de 2001 (no publicdo aún en el DiarioOfical), Posicón cmún del Consejo de 17 de septiembre de 2001 (no publicdo aún en el Diario Ofical) y Decsión del Parlamento Europeo de 11 de dicembre de 2001 (no publicdo aún en el Diario Ofical). Decsión del Consejo de 21 de enero de 2002. ( 5 ) DO L 229 de 30.8.1980, p. 11; Direciva derogada por la Direciva 98/83/CE. ( 6 ) DO L 330 de 5.12.1998, p. 32. ES Diario Ofical de las Comunidades Europeas 1.2.2002 L 31/2 (9) Es necsario cnsolidar la cnfianza de los cnsumi­ dores, de otros interesados y de los socos cmerciales en el procso de decsión en el que se basa la legislacón alimentaria y en su fundamento centífico, así cmo en las estrucuras y la independenca de las institucones que protegen los intereses sanitarios y de otra índole. (10) La experienca ha demostrado que es necsario adoptar medidas encminadas a garantizar que no se cmercia­ lizan alimentos que no sean seguros y que existen sistemas para identificr y afrontar los problemas de seguridad alimentaria, a fin de asegurar el adecado funconamiento del mercdo interior y de proteger la salud de las personas. Deben tratarse cestiones análogas relativas a la seguridad de los piensos. (11) Para tener un enfoque lo bastante exhaustivo e integrado de la seguridad alimentaria, debe darse a la legislacón alimentaria una definicón amplia, que abarque una extensa gama de disposicon( cn un efeco direco o indireco sobre la inocidad de los alimentos y de los piensos, entre ellas disposicones relativas a los mate­ riales y los objetos que están en cntacto cn los alimentos, a los piensos para animales y a otras materias primas agríclas en la produción primaria. (12) Para asegurar la inocidad de los alimentos es necsario tomar en cnsideración todos los aspecos de la cdena de produción alimentaria y entenderla cmo un cntinuo desde la produción primaria pasando por la produción de piensos para animales, hasta la venta o el suministro de alimentos al cnsumidor, pues cda elemento tiene el potencal de influir en la seguridad alimentaria. (13) La experienca ha demostrado que, por esta razón, es necsario tener en centa la produción, fabricción, transporte y distribucón de piensos para animales desti­ nados a la produción de alimentos, incuyendo la produción de animales que puedan usarse cmo pienso en piscfactorías, dado que lacntaminació involun­ taria o intenconada de piensos, la adulteracón de los mismos o las prácicas fraudulentas u otras malas prác tics relaconadas cn ellos pueden tener un efeco direco o indireco sobre la seguridad alimentaria. (14) Por eso, es necsario tener en centa otras prácicas y materias primas agríclas de la produción primaria, así cmo sus efecos potencales sobre la inocidad general de los alimentos. (15) La intercnexión de laboratorios de clidad, a escla regional y/o interregional, cn objeto de efecuar un seguimiento cntinuo de la seguridad alimentaria podría desempeñar un importante papel en laprevencón de posibles riesgos para la salud de los cudadanos. (16) Las medidas que adopten los Estados miembros o la Comunidad cn respeco a los alimentos y los piensos deben estar basadas, en general, en un análisis de riesgo, salvo que no se cnsidere adecado por las crcunstan­ cas o la naturaleza de la medida. El recrso a este instrumento antes de adoptar ninguna medida debe evitar que se ceen barreras injustificdas a la libre crcu­ lacón de producos alimenticos. (17) Cuando la legislacón alimentaria está destinada a reducr, eliminar o evitar un riesgo para la salud, los tres elementos interrelaconados del análisis del riesgo, a saber, la determinacón del riesgo, la gestión del riesgo y la cmunicación del riesgo, ofrecn una metodología sistemátic para establecr medidas o aciones eficces, proporconadas y especficas para proteger la salud. (18) Para generar cnfianza en la basecentífica de la legisla­ cón cmunitaria, la determinacón del riesgo se debe llevar a cbo de una manera independiente, objetiva y transparente, basada en la informacón y los datos centí­ fics disponibles. (19) Se admite que, en algunos csos, la determinacón del riesgo no puede por sí sola ofrecr toda la informacón en la que debe basarse una decsión relaconada cn la gestión del riesgo, por lo que han de tenerse debida­ mente ence­ó otros facores pertinentes de crácter socológico, ecnómico, tradiconal, étic y medioam­ biental, así cmo la viabilidad de los cntroles. (20) Se ha invocdo el princpio de cutela para garantizar la proteción de la salud en la Comunidad, lo que ha generado barreras a la libre crculación de alimentos y de piensos. Por ello, es necsario adoptar una base uniforme en toda la Comunidad para recrrir a este princpio. (21) En aquellas crcunstancias en las que existe un riesgo para la vida o para la salud pero persiste la incrti­ dumbre centífica, el princpio de cutela ofrec un mecnismo para determinar las medidas de gestión del riesgo u otras aciones encminadas a asegurar el nivel elevado de proteción de la salud escgido en la Comu­ nidad. (22) La seguridad alimentaria y la proteción de los intereses de loscnsumidore preocpan cda vez más al públic en general, a las organizacones no gubernamentales, a los socos cmerciales internaconales y a las organiza­ cones de cmercio. Es pues necsario asegurar la cnfianza de los cnsumidores y de lossocos cmer­ cales mercd a un desarrollo abierto y transparente de la legislacón alimentaria y a la crrespondiente acuación de las autoridades públics, que han de adoptar las medidas necsarias para informar al públic cando existan motivos razonables para sospecar que un alimento puede presentar un riesgo para la salud. ES Diario Ofical de las Comunidades Europeas 1.2.2002 L 31/3 (23) La seguridad y la cnfianza de los cnsumidores de la Comunidad y de tercros países son de vital impor­ tanca. Como uno de los princpales cmerciantes de alimentos y de piensos en el mundo, la Comunidad ha clebrado acerdos cmerciales internaconales, cntri­ buye a elaborar normas internaconales en las que basar la legislacón alimentaria y apoya los princpios del libre cmercio de piensos seguros y alimentos seguros y salu­ dables de una manera no disciminatoria, de acerdo cn prácicas cmerciales justas y étics. (24) Es necsario garantizar que alimentos y piensos expor­ tados y reexportados de la Comunidadcmplen la normativa cmunitaria o los requisitos establecdos por el país importador. En los demás csos, alimentos y piensos sólo pueden exportarse o reexportarse si el país importador ha manifestado expresamente su acerdo. No obstante, es necsario garantizar que, incuso si hay acerdo del país importador, no se exportan o reex­ portan los alimentos perjudicales para la salud o piensos que no sean seguros. (25) Es necsario establecr los princpios generales del cmercio de alimentos y piensos, así cmo los objetivos y los princpié que rigen la cntribución de la Comu­ nidad al establecmiento de normas internaconales y de acerdos cmerciales. (26) Algunos Estados miembros han adoptado una legisla­ ceg uniforme sobre seguridad alimentaria que, en parti­ clar, impone a los operadores ecnómicos laobligacón general de cmercializar únicmente alimentos que sean seguros. Sin embargo, estos Estados miembros aplicn citerios diferentes para determinar si un alimento es seguro o no. Como cnsecuencia de estos diferentes planteamientos, y en ausenca de una legislacón uniforme en otros Estados miembros, pueden surgir barreras al cmercio de alimentos. Del mismo modo, puede surgir este tipo de barreras al cmercio de piensos. (27) Es necsario por tanto establecr requisitos generales cnforme a los cales sólo deben cmercializarse alimentos y piensos seguros, para garantizar un funco­ namiento eficz del mercdo interior de esos producos. (28) La experienca ha demostrado que la imposibilidad de loclizar el origen de los alimentos o los piensos puede poner en peligro el funconamiento del mercdo interior de alimentos o piensos. Es por tanto necsario establecr un sistema exhaustivo de trazabilidad en las empresas alimentarias y de piensos para poder procder a retiradas especficas y precsas de producos, o bien informar a los cnsumidores o a los funconarios encrgados del cntrol, y evitar así una mayor perturbacóninnecsaré en cso de problemas de seguridad alimentaria. (29) Es necsario asegurarse de que las empresas alimentarias o de piensos, incuidas las importadoras, pueden al menos identificr a la empresa que ha suministrado los alimentos, los piensos, los animales o las sustancas que pueden serincrporados a su vez a un alimento o a un pienso, para garantizar la trazabilidad en todas las etapas en cso de efecuarse una investigacón. (30) El explotador de la empresa alimentaria es quien está mejor cpacitado para diseñar un sistema seguro de suministro de alimentos y cnseguir que los alimentos que suministra sean seguros. Por lo tanto, debe ser el responsable legal princpal de la seguridad alimentaria. Aunque este princpio existe en algunos Estados miem­ bros y en algunos ámbitos de la legislacón alimentaria, en otros o bien no es explícto, o bien la responsabilidad la asume la autoridad cmpetente del Estado miembro, a través de las acividades de cntrol que realiza. Estas disparidades pueden cear barreras al cmercio y distor­ sionar la cmpetencia entre los explotadores de empresas alimentarias de los distintos Estados miembros. (31) Los mismos requisitos deben aplicrse a los piensos y a los explotadores de empresas de piensos. (32) La base centífica y técica de la legislacón cmunitaria relativa a la seguridad de los alimentos y los piensos debe cntribuir a alcnzar un nivel elevado de protec cón de la salud en la Comunidad. La Comunidad debe tener aceso a un apoyo centífico y técico altamente calificggó independiente y eficente. (33) Las cestiones centíficas y técicas relaconadas cn la seguridad alimentaria y de los piensos son cda vez más importantes y cmplejas. La ceación de una Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, denominada en lo sucsivo, la «Autoridad», debe reforzar el acual sistema de apoyo centífico y técico, que ya no escp4 de hacr frente a las demandas cda vez más numerosas que se le hacn. (34) Con arreglo a los princpios generales de la legislacón alimentaria, la Autoridad debe acuar cmo órgano de referenca centífico independiente en la evaluacón del riesgo y ayudar a asegurar el crrecto funconamiento del mercdo interior; se le pueden solictar dicámenes centífijq acrca decestgN94 cntrovertidas, para permitir a las institucones cmunitarias y a los Estados miembros tomar cn cnocimiento de cusa las dec­ siones de gestión del riesgo necsarias para asegurar la seguridad alimentaria y de los piensos, y ayudar al mismo tiempo a evitar la fragmentacón del mercdo interior provocN por laadopcón de medidas que obstaclizan injustificda o innecsariamente la libre crculación de alimentos y piensos. (35) La Autoridad debe ser una fuente centífica indepen­ diente de recmendación, informacón y de cmunica­ cón del riesgo, para aumentar la cnfianza de los cnsu­ midores; sin embargo, para fomentar la cherencia entre la evaluacón del riesgo, su gestión y las funcones de cmunicación del riesgo, debe reforzarse el lazo entre los que evalúan y los que gestionan el riesgo. ES Diario Ofical de las Comunidades Europeas 1.2.2002 L 31/4 (36) La Autoridad debe ofrecr una visión centífica indepen­ diente de la seguridad y de otros aspecos de la cdena alimentaria y de piensos en su totalidad; esto cnlleva unas amplias responsabilidades para la Autoridad. Entre ellas debe incuir las relativas a cestiones cn un efeco direco o indireco sobre la seguridad de las cdenas alimentaria y de los piensos, a la salud y el bienestar de los animales y a las cestiones fitosanitarias. Sin embargo, es necsario garantizar que la Autoridad se cncentre en la seguridad alimentaria, para que su misión en cestiones relativas a la salud y el bienestar de los animales y fitosanitarias que no estén relaconadas cn la seguridad de la cdena alimentaria se limite a formular dicámenes centíficos. La misión de la Auto­ ridad debe abarcr asimismo recmendaciones centíficas y apoyo centífico y técico sobre alimentacón humana en relacón cn la normativa cmunitaria y asistenca a la Comisión, a peticón de esta última, relativa a cmuni­ cción relaconada cn programas sanitarios cmunita­ rios. (37) Puesto que la legislacón alimentaria autoriza algunos producos, cmo los plaguicdas o los aditivos para piensos, que pueden entrañar riesgos para el medio ambiente o para la seguridad de los trabajadores, la Autoridad también debe evaluar cn arreglo a la norma­ tiva pertinente algunos aspecos relaconados cn la proteción del medio ambiente y de los trabajadores. (38) Para evitar ladupliccié de lasevaluaco(é centíficas y los dicámenes cn ellas asocados referidos a los orga­ nismos modificdos genéticmente (OMG), la Autoridad también debe proporconar dicámenes centíficos sobre producos distintos de los alimentos y los piensos en relacón cn los OMG definidos en la Direciva 2001/ 18/CE ( 1 ) y sin perjuico de los procdimientos que en ella se establecn. (39) La Autoridad debe cntribuir, mediante el apoyo en materias centíficas, al papel de la Comunidad y los Estados miembros en el desarrollo y la ceación de normas internaconales sobre seguridad alimentaria y acerdos c)N4):()N9 (40) Es esencal que las institucones cmunitarias, el públic en general y las demás partes interesadas depositen su cnfianza en la Autoridad; por esta razón, es vital asegurar su independenca, altaclida centífica, trans­ parenca y eficencia. La coperación cn los Estados miembros resulta asimismo indispensable. (41) A tal efeco, debe nombrarse a la Junta Direciva de tal modo que se garantic el más alto nivel de cmpetencia, una amplia gama de cnocimientos pertinentes, por ejemplo en gestión yadministracón públic, y el mayor reparto geográfic posible dentro de la Unión. Para fac­ litar lo anterior, debe procderse a una rotacón de los diferentes países de origen de los miembros de la Junta Direciva, sin reservar ningún puesto para los naconales de un Estado miembro especfico. (42) La Autoridad debe tener los medios necsarios para llevar a cbo todas las tareas que le permiten cmplir su cmetido. (43) La Junta Direciva debe tener los poderes necsarios para determinar el presupuesto, verificr su aplicción, redacar los estatutos, adoptar reglamentos financeros y nombrar tanto a los miembros del Comité Científic y de las cmisiones técicas centíficas cmo al Direcor Ejectivo. (44) Para funconar eficzmente, la Autoridad debe coperar estrecamente cn los organismos cmpetentes de los Estados miembros; para ello, debe cearse un Foro Consultivo para asesorar al DirecorEjectivo, cear un mecnismo de intercmbio de informacón y garantizar una estreca coperación, en particlar en lo que se refiere al sistema de intercnexión. La coperación y el intercmbioadeca­ de informacón también debe reducr al mínimo la posibilidad de dicámenes centí­ fics divergentes. (45) La Autoridad debe asumir, en sus ámbitos de cmpe­ tenca, el papel de los cmités centíficos vinclados a la Comisión cnsistente en emitir dicámenes. Es necsario reorganizar estos cmités para asegurar una mayor cherencia centífica en relacón cn la cdena alimen­ taria y permitir una realizacón más eficz de su trabajo; por lo tanto, deben cearse dentro de la Autoridad un Comité Científic y varias cmisiones téci(ó centíficas encrgadas de emitir esos dicámenes. (46) Para garantizar la independenca, los miembros del Comité Científic y de las cmisiones técicas deben ser centíficos independientes cntratados mediante un procdimiento de cndidatura abierto. (47) El papel de la Autoridad cmo órgano de referenca centífico independiente implic que su dicamen centí­ fic puede sersolictado no sólo por la Comisión, sino también por el Parlamento Europeo y los Estados miem­ bros. Para garantizar la gestión y la cherencia del procso de dicamenceé4j­4N9 la Autoridad debe poder recazar o modificr una solictud siempre que esté justificdo y basándose en citerios previamente determi­ nados. Deben adoptarse medidas para cntribuir a evitar los dicámenes centíficos divergentes y en cso de dicá­ menes centíficos divergentes de entes centíficos, deben aplicrse procdimientos para resolver la divergenca u ofrecr a los gestores del riesgo una informacón centí­ fic transparente en la que basarse. ( 1 ) Direciva 2001/18/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de marzo de 2001, sobre la liberacónintenconal en el medio ambiente de organismos modificdos genéticmente y por la que se deroga la Direciva 90/220/CEE del Consejo (DO L 106 de 17.4.2001, p. 1). ES Diario Ofical de las Comunidades Europeas 1.2.2002 L 31/5 (48) La Autoridad debe poder encrgar estudios centíficos necsarios para el cmplimiento de su cmetido, asegu­ rándose de que los vínclos por ella establecdos cn la Comisión y los Estados miembros previenen la duplic­ cón de esfuerzos. Debe hacrse de un modo abierto y transparente y la Autoridad debe tener en centa las estrucuras y los expertos cn que centa ya la Comu­ nidad. (49) Se admite que la ausenca de un sistema eficz de recpi­ lacón y análisis a nivel cmunitario de datos sobre la cdena alimentaria es un defeco importante. Por lo tanto, debe establecrse un sistema para la recpilación y el análisis de datos en los ámbitos decmpete9g( de la Autoridad, en forma de una red cordinada por ésta. Es asimismo necsaria una revisión de las redes cmunita­ rias de recpilación de datos que ya existen en los ámbitos de cmpetencia de la Autoridad. (50) La mejora de la identificc(j de los riesgos emergentes puede cnve):qN9 a largo plazo en un instrumento preventivo importante a disposicón de los Estados miembros y de la Comunidad en la aplicción de sus polítics. Por ello es necsario asignar a la Autoridad una tarea anticpatoria de recpilar informacón y ejercr la vigilanca, así cmo la tarea de evaluar los riesgos emer­ gentes y faclitar informacón para su prevencón. (51) La ceación de la Autoridad debe permitir a los Estados miembros particpar más acivamente en los procdi­ mientos centíficN9 por tanto, entre aquélla y éstos debe establecrse una estreca coperación. En particlar, la Autoridad debe poder asignar determinadas tareas a organizacones de los Estados miembros. (52) Es necsario lograr un equilibrio entre la necsidad de utilizar organizacones naconales para efecuar tareas asignadas por la Autoridad y la necsidad de asegurarse de que, en pro de lacherencia general, esas tareas se realizan de acerdo cn los citerios establecdos al efeco. En el plazo de un año deben reexaminarse, cn el objetivo de tener en centa la ceación de la Autoridad y las nuevas posibilidades que ofrec, los procdimientos existentes para asignar tareas centíficas a los Estados miembros, en particlar por lo que se refiere a la evalua­ cón de expedientes presentados por la industria para solictar la autorizacón de determinadas sustancas o determinados producos o procdimientos, pues los procdimientos de evaluacón seguirán siendo al menos igual de estricos que antes. (53) La Comisión sigue siendo plenamente responsable de cmunicar las medidas de gestión del riesgo; por cnsi­ guiente, se debe intercmbiar la informacón adecada entre la Autoridad y la Comisión. También es necsaria una estreca coperación entre la Autoridad, la Comi­ sión y los Estados miembros para garantizar la che­ renca del procso global de cmunicación. (54) La independenca de la Autoridad y su papel cmo informador del públic en general significn que debe ser cpaz de cmunicar de manera autónoma los datos que entran dentro de su ámbito de cmpetencia, cn el fin de ofrecr una informacón objetiva, fiable y de fácl cmprensión. (55) Es necsario entablar... (ver resumen completo)


EXTRACTO GRATUITO
Ver página siguiente