El fenómeno de la inmigración en europa: perspectivas jurídicas y económicas

Autor:Patricia Argerey Vilar
RESUMEN

1. Introducción. 1.1. Significado y delimitación del concepto de inmigración. 1.2. Estado de situación del fenómeno migratorio en europa y en españa.

 
EXTRACTO GRATUITO

El fenómeno de la inmigración en europa: perspectivas jurídicas y económicas1

1. Introducción

El fenómeno de la inmigración ha pasado a ocupar las primeras páginas de la información diaria en nuestro país en los últimos cinco años como consecuencia de un punto de inflexión en las tendencias migratorias2. Como es bien sabido, España ha pasado de ser un país de emigrantes a ser un país de inmigrantes. Se trata de una realidad, reciente y creciente, que ha hecho correr ríos de tinta en España.

El objetivo de este trabajo es profundizar en las vertientes jurídica y económica del análisis de las migraciones contemporáneas y sistematizar su estudio. Su carácter es fundamentalmente descriptivo. Se realiza una exposición ordenada de los múltiples factores relacionados con este fenómeno, que intenta alejarse de la demagogia con la que en ocasiones se aborda la investigación en torno a las migraciones.

La parte jurídica se centra, principalmente, en el análisis del marco normativo que se está desarrollando a escala europea.

En primer lugar, se estudia la evolución de la política europea en materia de inmigración y se justifica cómo las migraciones han pasado a ser un asunto prioritario en la Unión Europea.

En segundo lugar, se analizan las medidas adoptadas hasta la fecha, ordenándolas en dos grandes grupos:

- El control de los flujos migratorios y la lucha contra la inmigración ilegal.

- El régimen de extranjería europeo.

Para concluir, se toma como botón de muestra la última reforma operada en la Ley española sobre los derechos de los extranjeros, que tuvo lugar en noviembre de 2003. Esta modificación sirve para demostrar cómo las decisiones tomadas en Bruselas están incidiendo cada vez más en la legislación nacional.

La parte dedicada al análisis del fenómeno migratorio desde el punto de vista de la economía, se desdobla en dos aproximaciones diferentes.

Inicialmente, se realiza una revisión de las teorías económicas que sirven para explicar las migraciones contemporáneas. Este examen comienza presentando aquellas teorías que explican por qué los individuos deciden emigrar y continúa con la exposición de los modelos teóricos que explican las consecuencias económicas de la inmigración. En definitiva, se analizan desde el punto de vista teórico las causas y las consecuencias económicas de las migraciones.

Seguidamente, se centra el análisis en el ámbito del mercado laboral, examinándose empíricamente las cifras de la inmigración económica en España. Se realiza un estudio pormenorizado del perfil del inmigrante económico y se profundiza en la segmentación del mercado de trabajo español.

Antes de abordar los análisis jurídico y económico, en este capítulo introductorio se tratan dos cuestiones adicionales: el significado y delimitación del concepto de inmigración, así como el estado de situación de los flujos migratorios en Europa y en España.

1.1. Significado y delimitación del concepto de Inmigración

Cuando hablamos de inmigrantes, un término de uso cada vez más frecuente, ¿sabemos a qué nos referimos exactamente?, ¿significa lo mismo este concepto para todos los que lo empleamos?

Con el fin de evitar la alusión a realidades distintas bajo la misma denominación debe clarificarse el significado del concepto de inmigración.

A priori puede definirse la migración como todo movimiento o desplazamiento de una persona o un número de personas desde un lugar geográfico a otro. La propia definición ya hace referencia a una realidad que cambia constantemente.

La Real Academia Española de la Lengua, en su vigésima segunda edición define inmigración como «acción y efecto de inmigrar». A su vez, se define inmigrar como «dicho del natural de un país: llegar a otro para establecerse en él, especialmente con idea de formar nuevas colonias o domiciliarse en las ya formadas».

Esta definición del verbo inmigrar es muy amplia y afecta a personas de condición muy diversa, con una única característica en común: desplazarse desde el país de origen o residencia a otro y hacerlo con la intención de establecerse en él.

Una primera cuestión a analizar, por tanto, es que el concepto de población inmigrante es ambiguo, dada la inexistencia de una definición consistente del mismo3. Esta situación genera diferentes percepciones de la inmigración e impide, en cierta medida, la comparación de cifras relativas al volumen de inmigrantes entre distintos países.

Según recomendaciones de la OCDE, inmigrante internacional es «cualquier persona que cambia su país de residencia habitual»4. El país de residencia habitual es aquel en el que la persona vive o pasa el período de descanso diario5.

Tapinos y Delaunay6 sostienen que la definición de las migraciones internacionales puede realizarse en base a dos tipos de aproximaciones: descriptiva y analítica.

Aproximación descriptiva

Se define como migrante internacional a la persona que cruza una frontera, cambia su lugar de residencia y tiene una nacionalidad diferente a la del país de acogida en el momento de la llegada. Los tres requisitos deben cumplirse para estar ante el caso de un migrante internacional, aunque normalmente la distinción y delimitación de los tres requisitos considerados resulta difícil.

De forma genérica, la medición de la población inmigrante en cada país puede realizarse empleando dos criterios diferentes y perfectamente delimitados7:

- Criterio demográfico: en países como Australia, Canadá, Nueva Zelanda o Estados Unidos se define como inmigrantes a los no nacidos en el país8.

- Criterio jurídico de nacionalidad: en Europa, Japón y Corea, entre otros países, normalmente la definición se aplica a los que no ostentan la nacionalidad del país de acogida9.

El criterio de nacionalidad o ciudadanía es menos preciso desde el punto de vista del análisis estadístico, ya que su utilización podría producir un sesgo a la baja en la cuantificación del fenómeno consistente en que los extranjeros que han obtenido la nacionalidad del país10 dejan de contarse como inmigrantes. En consecuencia, el criterio de medición de los foreign-born podría resultar más fiel a la realidad.

Todos los migrantes son inmigrantes y extranjeros en el momento de la llegada al país de destino, e incluso desde el momento mismo del inicio del proceso de abandono del país de origen. Sin embargo, todos los extranjeros no son inmigrantes: es el caso de los hijos de inmigrantes que nacen en el país de acogida de los padres pero que mantienen la nacionalidad de los padres, o...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA