Prólogo

Autor:Beatriz Fernández Ogallar
Páginas:13-15
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 13

La obra que tengo la satisfacción de prologar es el resultado de un detenido, ambicioso y brillante trabajo de investigación llevado a cabo por Beatriz Fernández Ogallar. Doctora en Derecho, Licenciada en Ciencias Políticas y Abogada en ejercicio, la autora combina los diferentes aspectos de su formación para enfrentarse a una todavía polémica cuestión que, cada vez en mayor medida, preocupa a los estudiosos del Derecho penal y condiciona la labor del legislador penal español.

¿Existe o no un Derecho penal europeo? ¿Existe al menos un Derecho penal armonizado en los Estados que integran la Unión? ¿Existe quizás mejor una política penal armonizadora? ¿O tan sólo una política de armonización con previsiones de corte penal? La doctora Fernández Ogallar tiene su opinión, que expone y justi?ca y que aquí invito a conocer, en el convencimiento de que ni es el Prólogo un lugar en el que quien lo redacta, creo, debe debatir y concluir sobre el objeto del libro a prologar ni debe ponerse en boca de la autora lo que ella mejor que nadie quiere expresar.

Lo que está claro es que esos interrogantes no se pueden responder sin una minuciosa explicación de por qué se llega a una determinada conclusión. Es lo que, a mi juicio, sin alardes innecesarios, pero de manera precisa y convincente —se comparta o no lo que a?rma— hace la autora.

Ella persigue, en primer término, acercarse al proceso de armonización europea de las legislaciones de los Estados miembros de la Unión Europea en materia penal. Lo hace explicando qué es la Unión Europea y cómo funcionan las competencias legislativas que se atribuyen a sus Órganos a través de la cesión de soberanía de quienes la integran. Lo hace explicando cuál ha sido el proceso de tutela, por parte de la Unión, de determinados intereses que decide —que tiene que— proteger y cómo este

Page 14

proceso le ha llevado a enfrentarse a la necesidad de proponer una tutela que abarque aspectos penales. Lo hace explicando en qué ámbitos se ha re?ejado la misma y cómo las diferentes propuestas —¿o mandatos?— se han ido acogiendo por el legislador español. Y lo hace explicando las fricciones que en este proceso se van a producir —se han producido ya— con principios consustanciales al Derecho penal, como los de legalidad y proporcionalidad.

El tránsito desde unos incipientes primeros pasos en que la Comisión abordaba el tratamiento de la protección de determinados intereses...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS